correrenayunas03
Nutrición

Correr en ayunas

Si el deportista no ha comido, su cuerpo no tiene tantos carbohidratos en sus reservas, lo que obliga a su sistema a quemar la grasa.

Andar con el tanque vacío parecería no ser tan mala idea después de todo. Algunos científicos aseguran que los deportistas que quieren quemar grasas deberían evitar comer antes de ejercitarse.

Con el entrenamiento en ayunas lo que se pretende es que las reservas de glucógeno hepático (los hidratos de carbono almacenados en el hígado) estén bajo mínimos y de esta forma forzar al cuerpo a utilizar las grasas como combustible.

A pesar de que muchos atletas se alimentan antes de entrenar, varios estudios indican que hacer ejercicio cuando el cuerpo contiene pocos alimentos podría ser una buena manera de eliminar grasas. En una monografía reciente, investigadores europeos descubrieron que los ciclistas que entrenaban antes de comer quemaban una cantidad de grasa bastante mayor que los que se alimentaban primero.

“Los músculos suelen tomar energía de los hidratos de carbono”.

correrenayunas01

Como veis en este esquema, el ATP es vital y en este enlace, podréis averiguar la suma importancia que tiene este compuesto para la vida y la energía.

Esta es la razón por la que atletas de primer nivel pueden comer mucho antes de una competencia. Sin embargo, si el deportista no ha comido, su cuerpo no tiene tantos carbohidratos en sus reservas, lo que obliga a su sistema a quemar la grasa.

“Cuando uno se ejercita (sin haber comido), la adrenalina está alta y la insulina, baja”, dijo Peter Hespel, profesor de fisiología del ejercicio en la Universidad de Leuven en Bélgica.

“Esa relación es buena para que los músculos oxiden (disuelvan) más ácidos grasos”. Por eso es que quienes entrenan sin haber comido queman más grasas que si lo hubieran hecho.

En un estudio publicado en abril, investigadores de la Universidad de Birmingham y otras instituciones pidieron a siete personas que anduvieran en bicicleta tres veces por semana y, una hora después, sostuvieran una sesión intensa de ejercicios sin haber comido. Otras siete personas hicieron lo mismo, sin la obligación de permanecer en ayunas.

Aunque el primer grupo tuvo un rendimiento menor que el otro en los ejercicios intensivos, sus integrantes quemaron una proporción mayor de grasas que de hidratos de carbono comparados con los del segundo. Los resultados se publicaron en la revista científica Medicina y Ciencia en los Deportes y el Ejercicio, del Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva.

En 2008, Hespel y sus colaboradores probaron los efectos de la alimentación en hombres que hacían entrenamientos de resistencia.

Detectaron entre los que no habían comido un aumento en la cantidad de proteínas usadas para procesar la grasa, lo que indica que sus cuerpos estaban predispuestos a quemar más lípidos por haber ayunado.

Hespel recomendó que la gente realice este tipo de entrenamiento antes del desayuno, porque comer carbohidratos interrumpe el procesamiento de grasas por unas seis horas.

Otros expertos advirtieron que la grasa que se quema de esta manera está mayormente en los músculos y, por lo tanto, no hará gran diferencia para quienes buscan perder peso.

Para los corredores populares que quieren mejorar su régimen de ejercicios, algunos especialistas recomiendan programar con regularidad una sesión de entrenamiento sin haber comido.

“Si haces una carrera larga e intensa sin desayunar una vez por semana, esta carrera te entrenará para quemar grasas”, dijo Ron Maughan, profesor de deportes y ciencias de la salud en la británica Universidad Loughborough. “Y el resto de la semana, come muchos hidratos de carbono para poder entrenar fuerte”.

Otros dijeron simplemente que no es bueno practicar deportes sin haber comido aunque sea una porción pequeña.

“Si el azúcar en la sangre está baja, uno podría marearse y podría no ser capaz de ejercitarse tan bien como si estuviera bien nutrido”, dijo Alexis Chiang Colvin, médica deportiva del hospital Mount Sinaí Hospital de Nueva York, que recomendó comer una banana u otro bocado menor antes de entrenar.

Si según nos levantamos, salimos a correr en ayunas, tenemos que tener en consideración que la actividad debe ser muy suave. En contra tiene, que cuanto más prolongues el ejercicio en ayunas, más favorecerás al catabolismo que consiste en simplificar aquellas sustancias y elementos que el cuerpo o el organismo toma a fin de poder asimilarlas mejor, transformándolas en energía que pueda ser absorbida por los diferentes órganos y tejidos del organismo particular, en este caso muscular.

correrenayunas02

Para concluir, correr en ayunas, puede ser una forma interesante de emplear nutrientes procedentes de vías, que por norma general a nuestro cuerpo le suele costar reclutar.

Pero, la cuestión fundamental en este caso, es que debemos controlar con inteligencia la intensidad, pues de no hacerlo corremos el riesgo de utilizar energía procedente de la glucosa, interfiriendo en otros procesos corporales importantes (tales como el funcionamiento del cerebro o la nutrición de nuestros músculos).

About The Author