excesi02
Medicina Deportiva

Las consecuencias del ejercicio excesivo

En el maratón y en carreras de resistencia, todos alguna vez hemos experimentado molestias musculares, 2 a 3 días después de un ejercicio inusual e intenso. Esta situación puede suceder al inicio de un programa de entrenamiento o cuando la intensidad y la cantidad del mismo se incrementa en forma brusca.

excesi01

Numerosos autores coinciden al señalar las variaciones biológicas que ocurren  con el esfuerzo. Durante el esfuerzo se producen aumentos de las catecolaminas, angiotensina II, aldosterona, ADH, glucagón, cortisol, hormona del crecimiento y testosterona; disminuye la insulina y la respuesta de la tiroxina es variable.

Las hormonas que desempeña un papel más importante son las catecolaminas. Estos cambios con el ejercicio están estrechamente relacionados con la intensidad del esfuerzo y se traducen, en cambios metabólicos que siguen una curva que conduce a la fatiga si el ejercicio continúa; apareciendo signos de ésta tanto en sangre como en orina.

Un ejercicio intenso y poco habitual puede producir daños a las fibras musculares (rabdomiolisis). Entre los ejercicios que producen daños musculares encontramos al maratón, entrenamientos de pesas, carreras en descenso, y otros ejercicios que incluyan contracciones de tipo excéntrico. Los ejercicios que producen dolor muscular también determinan disminución de la fuerza y del rango de movimiento.

Para diagnosticar el daño muscular, se han utilizado biopsias musculares, tomadas después de sesiones de entrenamientos intensos. Entre otros indicadores de lesión muscular se encuentran la prolongada pérdida de fuerza, la disminución del rango de movimiento, el dolor y la rigidez muscular, así como la elevación de proteínas musculares en sangre, con un aumento de la CPK (Creatin-Phosfo-Kinasa)  .

Estos cambios pueden durar entre 5 y 10 días, y probablemente sean debidos al daño que sufren las fibras musculares. En casos muy raros, el daño muscular puede determinar problemas renales, especialmente si está acompañado de deshidratación y estrés térmico.

La capacidad física puede estar afectada y dificultar un óptimo entrenamiento. El proceso de recuperación produce un efecto adaptativo por el cual el músculo se hace más resistente a subsecuentes daños inducidos por el ejercicio físico. Con un corto período de entrenamiento físico que sea específico al ejercicio que se desea realizar, se puede producir el efecto adaptativo.

El acondicionamiento físico previo es el medio más efectivo para acelerar la recuperación después de un ejercicio intenso.

Los ejercicios excéntricos de alta intensidad son los que determinan mayor daño muscular. Durante los ejercicios excéntricos, el músculo genera fuerza mientras se alarga. La mayoría de los movimientos incluyen actividades excéntricas. Por ejemplo, los músculos de las piernas realizan una actividad de tipo excéntrica a medida que el pie va apoyándose sobre el suelo, durante la carrera. Sin embargo, ciertos ejercicios como la carrera en descenso y bajar pesos, enfatizan este tipo de contracciones.

La lesión muscular producida por el ejercicio es reparada por el cuerpo y durante el proceso de reparación se presenta un proceso de adaptación al mismo. Este proceso hace que el músculo se haga más resistente a las sesiones subsecuentes de ejercicio intenso e igualmente acelera el proceso de recuperación. Inclusive luego de un corto período de acondicionamiento físico se produce este proceso adaptativo.

Los músculos doloridos determinan una disminución de su fuerza, por lo que entrenar en esta condición, lo hace menos efectivo, y puede inducir a mayores daños y lesiones. La mejor forma de prevenir o reducir el daño muscular es el acondicionamiento previo de carácter progresivo.

About The Author