Medicina Preventiva

Las moscas volantes

Las moscas volantes

moscas volantes 2

Las moscas negras (miodesopsias) son pequeños ‘grumos’ que aparecen en el vítreo, una solución transparente y acuosa que rellena el interior de la cavidad del ojo. Con la edad, esa especie de gelatina transparente puede ir teniendo opacidades e irregularidades (al perder agua sus proteínas se condensan y pierden transparencia). Esto crea unas sombras dentro del ojo que producen esa sensación de moscas volando por delante de nuestras narices.

Si te pones mirando al cielo o cualquier superficie lisa es posible que las veas pasar por delante de tus ojos. A veces tienen forma de moscas, puntos negros, hilillos o manchas irregulares; y aunque en la mayoría de los casos no suponen ningún problema, sí hay situaciones en las que conviene consultar con el oftalmólogo.

Estructuralmente los cuerpos flotantes corresponden a condensaciones (agregados de fibras de colágeno) que se forman en el líquido gelatinoso transparente que rellena el globo ocular, denominado humor vítreo, y que con el paso de la luz proyectan su sombra sobre la retina. En la mayor parte de los casos, estas condensaciones son una consecuencia de la deshidratación natural que sufre el vítreo.

La edad es sólo uno de los factores de riesgo que predisponen a ver ‘manchas negras’ (se calcula que las padecen el 60% de las personas mayores de 60 años), pero no el único. “Los miopes o las personas operadas de cataratas también suelen ver moscas con más frecuencia”, explica el doctor Javier Hurtado, director médico de la Clínica Rementería.

Aunque suele tratarse de un problema sin importancia (una simple manifestación de la edad en el 95% de los casos), los oftalmólogos sí recomiendan acudir a la consulta cuando se acompañan de algunas circunstancias. “Si las moscas han aparecido de repente, si van acompañadas de luces o destellos, o si de repente aparece un ‘telón’ negro que impide la visión en alguna zona del ojo“, prosigue el oftalmólogo.

El problema es que el vítreo está metido dentro de una especie de bolsa unida a la cara interna de la cavidad del ojo (la retina) en diversos puntos, por lo que si éste se desprende, no es extraño que arrastre consigo algún fragmento de la retina. Este gel está compuesto en su mayoría por agua, fibras de colágeno, ácido hialurónico y algunas células y todo ello queda envuelto por una membrana llamada hialoides.

desprendimiento del vitreo

Con la edad, el vítreo se deteriora y va perdiendo agua, por lo que al hacerse más pequeño es fácil que tire de la retina; por este mismo motivo, los miopes ven moscas con más frecuencia, que tienen un ojo más alargado que obliga al vítreo a cierta tensión.

“Hay que tener en cuenta que muy poca gente tiene desprendimiento de retina frente a todos los que ven moscas negras, no es una cuestión de alarmar, pero si las manchas comienzan a verse de golpe es un motivo para consultar al oftalmólogo, para poder detectar a tiempo ese posible desprendimiento de retina”, explica el doctor Hurtado.

Tratamiento

Hoy por hoy, las moscas negras no tienen ningún tratamiento disponible (“ni pastillas, ni láser, ni gotas”) y la mayoría de personas se acostumbran a convivir con ellas, gracias a la ayuda del cerebro y a que muchas tienden a caer al fondo del ojo y dejan de verse.

En aquellos casos en los que el trastorno puede suponer un verdadero problema psicológico para el paciente, que puede llegar a obsesionarse, existe la posibilidad de recurrir a la vitrectomía, un tipo de cirugía no exenta de riesgos que consiste en sustituir el vítreo por un suero (que no tiene nada que ver con la cirugía con láser que se utiliza para reparar los posibles desgarros que el vítreo haya podido ocasionar en la retina al desprenderse).

Aunque los especialistas insisten en que en la mayoría de los casos se trata de un problema sin importancia, los oftalmólogos sí recomiendan hacer una buena revisión para descartar cualquier trastorno más grave detrás de esas moscas voladoras.

Prevención

En la mayoría de los casos, las moscas volantes en los ojos son consideradas como una circunstancia normal e inocua, que no compromete la visión. Es frecuente que el paciente se sienta inicialmente muy angustiado por este síntoma que, por otra parte, aparece y desaparece en función de la iluminación de fondo, y se suele exacerbar con la fatiga y el estado de estrés y ansiedad de la persona afecta.

Sin embargo, con el transcurso del tiempo, la gran mayoría de las personas se adapta sin dificultad a la visión de estas pequeñas sombras móviles. Cuando las moscas volantes son muy densas y tienen poca movilidad, pueden provocar una visión borrosa muy sintomática, comprometiendo ostensiblemente la calidad de vida del paciente. Se recomienda acudir a un oftalmólogo especialista en retina para valorar todas las posibles causas de la aparición de las miodesopsias.

El láser de última generación es seguro y eficaz para eliminar las ‘moscas flotantes’ del ojo

ojo-700x467

 Los pacientes fueron seguidos entre uno y cuatro años y un porcentaje significativo evidenció mejoras de visión

Un estudio presentado en la última reunión de la Academia Americana de Oftalmología, celebrada en Nueva Orleans (Estados Unidos), ha revelado que los equipos láser de última generación representan una opción segura y eficaz para vaporizar la presencia de cuerpos flotantes en el vítreo del ojo, lo que se conoce como ‘moscas volantes’.

Este problema se produce por un desprendimiento posterior del vítreo, en la cavidad posterior del ojo, dando lugar a opacidades vítreas que se quedan flotando. Cuando esto sucede la luz choca contra ellas y proyecta una sombra sobre la retina, algo similar a unas sombras chinas, y los afectados suelen decir que ven como motas, hilos o nubes en su línea de visión.

Sin embargo, hasta ahora el uso de cirugía para corregir este problema era motivo de controversia e impedía que millones de personas tuvieran que soportar estas molestias en su campo de visión.

En este trabajo, liderado por científicos del Eye Centers of Racine and Kenosha en Wisconsin (Estados Unidos), analizaron los datos de 680 pacientes que se sometieron a un total de 1.272 tratamientos con láser para acabar con estas ‘moscas flotantes’.

Los pacientes fueron seguidos entre uno y cuatro años y un porcentaje significativo evidenció mejoras de visión. Y solo 10 pacientes, lo que equivale a un 0,8 por ciento de toda la muestra, experimentaron una complicación de algún tipo, siendo la más común un aumento de la presión intraocular que se trató con éxito con un colirio antihipertensivo.

Esta condición aumenta con el envejecimiento, ya que el vítreo se encoge lentamente y forma estas opacidades, que pueden ser de diferentes tamaños y formas. De hecho, afecta a un 25 por ciento de las personas de más de 60 años y, a partir de los 80, a alrededor de dos tercios.

Puede afectar a muchas actividades cotidianas

Además, las personas que presentan miopía o han sido operados de cataratas son más propensas a desarrollarlas. Y aunque para algunos es tan solo una pequeña molestia, en ocasiones puede afectar de forma significativa a sus actividades diarias.

La cirugía láser utilizada hasta ahora buscaba dividir los cuerpos flotantes más grandes en pedazos más pequeños para que sean menos discapacitantes visualmente, aunque muchos médicos alertaban de que podía causar daños inadvertidos en la retina.

Pero a medida que la tecnología láser ha avanzado, se han diseñado nuevos métodos para maximizar la visualización de los cuerpos flotantes y conseguir que el láser los rompa o los vaporice, lo que abre la puerta a que se pueda convertir en un procedimiento convencional en oftalmología.

“La aceptación de este procedimiento están creciendo lentamente y ya hay un número cada vez mayor de oftalmólogos que lo están utilizando en Europa y Estados Unidos”, según Paul Singh, principal autor del estudio.

Referencias:

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2012/10/04/noticias/1349373429.html

http://blog.carrerascandi.com/

http://moscasenlosojos.com/

Imágenes:

https://i1.wp.com/www.rahhal.com/blog/wp-content/uploads/2015/01/miodesopsias-e1441187736820.jpg?fit=600%2C480&ssl=1

 

About The Author