Medicina Preventiva, Pediatría

El uso y abuso de descongestivos nasales

00 - mocos

La congestión nasal se produce cuando las mucosas ( o revestimiento) de la nariz se inflaman (por la dilatación de los vasos sanguíneos de la mucosa nasal) como resultado de la presencia de gérmenes y alérgenos. Esto provoca un estrechamiento de los conductos nasales, y se obstruyen por el aumento de la producción de moco. Se desencadena por varios factores y suele ser tan molesta que a muchos les impide realizar sus actividades diarias con normalidad. 

La nariz tiene la importante misión de filtrar el aire que respiramos, humedecerlo y calentarlo a la temperatura de nuestro organismo.

La rinitis altera esas condiciones naturales de la mucosa nasal. Además, la obstrucción puede producirse más fácilmente en las personas con desviación del tabique nasal, hipertrofia de los cornetes o poliposis. Una obstrucción nasal severa puede repercutir en la aparición de cefalea o favorecer la evolución de infecciones, como la otitis media o la sinusitis.

Es fundamental combatir su causa para acabar por completo con el síntoma.

No sólo se presenta en épocas primaverales por problemas alérgicos, sino que también lo hacen cuando intervienen otros factores de riesgo:

Sequedad ambiental, cambios bruscos de temperatura, contaminación, polvo o tabaco, entre otros factores, que representan un continuo desafío para la mucosa nasal y ponen a prueba su función de barrera natural contra tales agresiones.

Ante un cambio de clima brusco se pueden bajar nuestras defensas o producirse algún tipo de alergia. Así mismo, la congestión nasal puede aparecer inmediatamente después de una corriente de aire.

Síntomas:  La congestión nasal produce un estrechamiento en el paso del aire por el aumento de la inflamación y la producción de moco, lo que  impide que respiremos con normalidad e incluso puede desencadenar fuertes dolores de cabeza.

Estos síntomas son comunes a otros procesos y nos indican que estamos próximos a padecer una gripe, un resfriado u otras enfermedades que debemos diferenciar unas de otras.

La rinorrea, o mucosidad, comienza de forma acuosa acompañada de salvas de estornudos. Ésta es la forma más frecuente en la rinitis alérgica, mientras que en la rinitis de tipo infeccioso el moco se espesa con el paso de las horas y los días, hasta que llega a taponar completamente las fosas nasales.

Esta dificultad para respirar hace que echemos mano de los descongestionantes nasales en gotas o nebulizadores nasales de acción vasoconstrictora, que reducen el volumen de la mucosa nasal, descongestionando y restaurando así el paso del aire.

USO DE LOS DESCONGESTIVOS NASALES

Período máximo de utilización: 3 días. Es importante dejarlo a tiempo para no causar dependencia (rinitis medicamentosa).
Uso y limpieza: El uso del nebulizador debe ser individual, con limpieza tras cada utilización y desecho al cabo de un mes.
Administración: Preferentemente por la mañana y antes de acostarse.
Gel/pomada: Aplicar una pequeña cantidad en cada fosa nasal, procurando que se distribuya uniformemente, para lo que se aconseja efectuar un masaje externo.
Nebulizadores: Utilizar preferentemente en adultos y niños mayores de 6 años; se tienen que aplicar en posición vertical, presionando una vez en cada fosa nasal; a los 3-5 min habrá que sonarse para que salga el moco.
Gotas: Utilizar preferentemente en niños menores de 6 años; se aconseja que el niño esté sentado o en posición reclinada, colocando la cabeza hacia atrás y moviéndola después hacia delante; para evitar la comunicación con la boca, se deberá tapar la nariz.

ABUSO DE LOS DESCONGESTIVOS NASALES

Un mal uso de este rápido y eficaz tratamiento puede producir, paradójicamente, una mayor congestión por un efecto rebote, llamada rinitis medicamentosa o rinitis por abuso de descongestionantes nasales. Recuperar la respiración por la nariz produce un bienestar inmediato que puede llevar al uso del descongestionante de forma continua.

Rinitis medicamentosa: es un proceso inflamatorio crónico de las membranas de la mucosa nasal, consiguiente al uso prolongado de agentes vasoconstrictores tópicos.

El bloqueo nasal grave da lugar a respiración por la boca, sequedad, dolor de garganta, ronquidos, insomnio y excesiva sudoración al dormir.

El diagnóstico de la rinitis medicamentosa se establece por un historial de uso prolongado de descongestivos tópicos y obstrucción nasal constante. Los individuos con obstrucción nasal crónica corren el riesgo de desarrollar una rinitis medicamentosa. Los pacientes con diversas enfermedades nasales, como desviación del tabique nasal, infecciones respiratorias del tracto alto o rinitis alérgica, que utilizan descongestivo de uso tópico nasal para aliviar los síntomas, acaban en sobredosificación.

Clínicamente es difícil distinguir entre una rinitis medicamentosa y una rinitis vasomotora o alérgica; particularmente, el bloqueo nasal sin descargas es el síntoma principal. Por tanto, resulta importante preguntar al paciente con obstrucción nasal si consume descongestivos nasales tópicos, con objeto de ir asegurando el diagnóstico de una rinitis medicamentosa.

El tratamiento de la rinitis medicamentosa pasa por la utilización de corticoides tópicos y orales, con objeto de acabar con la dependencia del nebulizador nasal.

congestion nasal

Existen dos tipos de sprays nasales:

Los vasoconstrictores, que no se deben usar durante más de 5 días seguidos porque producen un efecto rebote, que consiste en aumentar el espesor de la mucosa nasal, es decir, se provoca a largo plazo el mismo efecto que produce el propio resfriado. El paciente lo interpreta como una recaída de la enfermedad, y usa de nuevo el descongestionante, esto da lugar a un circulo vicioso que puede acabar en una rinitis crónica. Por este motivo no se deben utilizar más de tres veces al día, ni más de tres días seguidos. Tienen un comienzo rápido de acción y una corta duración. Entre los principios activos más utilizados están: oximetazolina, nafazolina, fenilefrina y xilometazolina.

Los corticoides tópicos: Son otros fármacos útiles para la rinitis. Producen vasoconstricción (disminución del diámetro de los vasos) y actúan reduciendo la inflamación, la permeabilidad capilar y la producción de mucosidad. Los más comunes son: budesonida, fluticasona, mometasona o triamcinolona. Si se administran a las dosis recomendadas los efectos adversos son moderados y transitorios. En tratamientos de larga duración hay que revisar la mucosa de forma periódica. Los corticoides los podemos  encontrar asociados a los descongestionantes o solos, y generalmente el uso por separado es mejor.  Para frenar los síntomas existen combinaciones de descongestionantes, corticoides y antiinfecciosos, que suman los efectos de los dos primeros a la acción profiláctica de infecciones rinofaringeas, de los antiinfecciosos.

En ocasiones, los pacientes no son conscientes de las consecuencias del abuso de los espráis nasales vasoconstrictores. Se llega a esto por el efecto rápido y tan bueno que les produce y, al depender de él, lo siguen usando de forma continua si no se les previene. Hay que establecer claramente una pauta de prescripción del médico de atención primaria y el especialista, el otorrinolaringólogo.

Como tratamiento no farmacológico de la congestión nasal se recomienda practicar de forma habitual medidas higiénicas, como los lavados nasales para evitar la retención de moco. Con este fin, están disponibles diversos productos específicos, o bien se puede utilizar una jeringa cargada con suero fisiológico.

Preservar la funcionalidad de la mucosa nasal pasa por no someterla al estrés que supone un uso adictivo de los medicamentos vasoconstrictores. Recuperar una respiración normal tras sufrir un episodio de rinitis que no desaparece con el uso de espráis nasales requiere, como medida básica, reconocer que la situación puede estar directamente provocada por un abuso de estos preparados.

Es conveniente eliminar el exceso de mucosidad que obstruye las fosas nasales y humedecer la zona mediante soluciones salinas, especialmente si se han formado grietas o costras.
Es importante mantener unas condiciones ambientales de humedad y temperatura adecuadas, evitando la humedad excesiva, los cambios bruscos y las temperaturas extremas, así como los agentes irritantes.

Fuentes:

http://orlsaludybienestar.com/archivo/item/1944-rinitis-por-abuso-de-descongestionantes-nasales-un-atasco-de-narices

http://www.larazon.es/historico/el-abuso-de-descongestionantes-nasales-provoca-rinitis-cronica-NJla_razon_76024

https://mejorconsalud.com/eliminar-congestion-nasal-en-un-minuto/

http://farmaciabesalduch.blogspot.com.es/2013/05/por-que-la-adiccion-de-los.html

http://www.foromtb.com/threads/rinitis-por-cloro.710093/

About The Author