Medicina Preventiva

Las bacterias intestinales son sensibles a la sal

BACTERIAS INTESTINALES Y SAL

Los probióticos ‘Lactobacillus’ tienen potencial terapéutico en inmunoterapia

La sal común reduce el número de ciertas bacterias del ácido láctico en el intestino de modelos experimentales y humanos, lo que influye en las células inmunes que son en parte responsables de las enfermedades autoinmunes y la hipertensión, según un estudio publicado en ‘Nature’ por el Centro Max Delbrück y Charité, en Berlín, Alemania. Los probióticos mejoran los síntomas de la enfermedad en modelos pexperimentales.

Comemos sal todos los días, a veces más, a veces menos, pero a menudo demasiado. “Pero hasta ahora, nadie había estudiado cómo afecta la sal a las bacterias en el intestino”, dice el director del estudio, el profesor Dominik Müller, del Centro Experimental y de Investigación Clínica de Berlín (ECRC) y el Instituto de Salud de Berlín (BIH), ambas instituciones conjuntas dentro del Centro Max Delbrück de Medicina Molecular y la ‘Charité – Universitätsmedizin Berlin’.

Demasiada sal en los alimentos puede fomentar la hipertensión e, incluso, puede tener un impacto negativo en el curso de las enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple (EM). Ahora, Müller y su equipo han demostrado que el exceso de sal diezma los lactobacilos en el intestino, mientras que la presión arterial aumenta el número de células Th17 auxiliares. Estas células inmunitarias están asociadas con hipertensión y enfermedades autoinmunes como la EM.

Sin embargo, cuando los animales recibieron probióticos lactobacilos además de la dieta rica en sal, la frecuencia de células auxiliares TH17 y la presión arterial disminuyeron. Los probióticos también aliviaron los síntomas clínicos de la encefalomielitis autoinmune experimental, un modelo de enfermedad para la esclerosis múltiple.

El microbioma, un factor importante en patologías vinculadas a la sal

Los investigadores identificaron el microbioma como un factor importante en las enfermedades afectadas por la sal. El autor principal y científico del ECRC, Nicola Wilck, afirma: “Las bacterias intestinales influyen en el organismo huésped y el sistema inmunitario también es muy activo en el intestino”.

Además de los experimentos en ratones, los científicos también investigaron la comunidad bacteriana en el tracto digestivo de 12 hombres sanos a los que se les dieron seis gramos extra de sal por día durante una quincena. Como los sujetos de prueba mantuvieron sus hábitos alimenticios habituales, duplicaron aproximadamente su ingesta diaria de sal.

En este experimento, los lactobacilos también respondieron con sensibilidad. La mayoría de ellos ya no eran detectables después de 14 días de mayor ingesta de sal. Al mismo tiempo, los científicos descubrieron que la presión sanguínea de los participantes en este ensayo aumentaba y que se incrementó el número de células auxiliares Th17 en la sangre.

El papel que desempeñan las bacterias en las enfermedades más diversas se está convirtiendo en un foco de investigación cada vez más importante; pero aún se desconoce en gran parte cómo interactúa el organismo con la flora intestinal. “Nuestro estudio va más allá de describir los cambios causados por la sal. Queremos considerar procesos interrelacionados”, dice Müller. Pero hasta ahora, no ha sido posible dilucidar por completo las interacciones precisas. “No podemos excluir la posibilidad de que existan otras bacterias sensibles a la sal que sean igualmente importantes”, explica.

Los nuevos hallazgos no han confirmado realmente el efecto terapéutico de los lactobacilos que se encuentran en alimentos fermentados como el chucrut, el yogur y el queso. El neuroimmunólogo profesor Ralf Linker señala: “La esclerosis múltiple puede ser una de las enfermedades sensibles a la sal que podríamos tratar en el futuro con probióticos personalizados como complemento a las inmunoterapias estándar”. Los probióticos ‘Lactobacillus’ de este tipo tienen potencial terapéutico.

Esto pronto será examinado en el ECRC, dice Wilck. “Estamos planificando un estudio de la presión arterial con sujetos humanos: doble ciego con un mayor número de participantes de ambos sexos y controlado con placebo”. Después de eso, se podría comenzar a pensar en la aplicación terapéutica de los probióticos.

Más información:

¿Pueden causar las bacterias intestinales hipertensión arterial?

About The Author