Medicina Preventiva, Nutrición

Cuidar la dentadura evitando bebidas y alimentos ácidos

dentadura 0

Los expertos están de acuerdo en algo: tanto los alimentos ácidos como los dulces son malos para la salud de los dientes.

El azúcar, por ejemplo, se convierte en ácido cuando entra en contacto con las bacterias de la boca. Eso destruye los minerales de la dentadura.

El cambio de pH de la boca que se produce a raíz de las sustancias liberadas por el metabolismo bacteriano al consumir azúcar puede generar desde una simple inflamación en las encías hasta una caries o la pérdida total del diente.

Los ácidos ni siquiera tienen que seguir este proceso porque pueden erosionar el esmalte dental directamente (no hace falta que entren en contacto con las bacterias)

Los niveles elevados de ácido en los alimentos y bebidas cotidianos pueden ser también perjudiciales. Desde naranjas hasta el vino, los alimentos y bebidas con altos niveles de acidez pueden desgastar sus dientes, provocando caries, sensibilidad y descoloramiento. Pero eso no significa que deba eliminar de su dieta todos los alimentos y bebidas ácidas. La manera en la que consume estos artículos puede reducir su daño sobre los dientes.

Cuando el esmalte, o superficie protectora de sus dientes, se desgasta, deja expuesto el material subyacente, llamado dentina. Esto hace que sus dientes sean vulnerables ante la placa y las bacterias, lo cual provoca caries.

El calcio es el ingrediente clave para tener dientes fuertes. Lamentablemente, exponer sus dientes al ácido puede filtrar el calcio de su esmalte, lo que hace que esta superficie protectora se quiebre. El ácido se encuentra en muchas fuentes, incluyendo las siguientes:

Bebidas gasificadas. Todas las bebidas gaseosas, incluso las opciones “diet” contienen altos niveles de ácido que pueden disolver fácilmente el esmalte.

Vino. Ya sea que escoja tinto, blanco o rosado, el beber vino debilitará su esmalte.

Juego de fruta. Las opciones más ácidas incluyen limón, arándano, naranja y manzana.

Frutas cítricas. Comer naranjas, limones y limas puede desgastar sus dientes.

Golosinas. Ningún dulce con azúcar es bueno para sus dientes, pero debe prestar mayor atención para evitar los caramelos de goma y golosinas.

Azúcar. Si bien el azúcar no contiene, en sí misma, niveles altos de acidez, promueve el crecimiento de bacterias que producen la acidez en su boca, creando un ambiente ácido.

Ácido estomacal. Los vómitos y el reflujo pueden producir daños graves cuando el ácido estomacal entra en contacto con sus dientes. Si tiene algún desorden alimenticio, reflujo ácido o una enfermedad relacionada, busque ayuda profesional.

dentadura 2

¿Cuáles son algunos de los signos de la erosión dental?

El daño por causa de los ácidos puede causar graves problemas dentales. Es importante identificar los signos de la erosión dental en sus etapas iniciales (sensibilidad y decoloración) antes de que se produzca un daño mayor, como grietas, dolor y caries.

– Sensibilidad. A medida que el esmalte protector se desgasta, es posible que sienta un dolor punzante cuando consume alimentos o bebidas calientes, frías o dulces. A medida que se desgasta cada vez más el esmalte, el diente se vuelve cada vez más sensible.

 – Decoloración. Los dientes pueden volverse cada vez más amarillos a medida que las delgadas capaz de esmalte exponen la dentina subyacente.

 – Dientes redondeados. Sus dientes pueden tener una apariencia redondeada o pulida.

 – Transparencia. Sus dientes frontales pueden aparecer levemente translúcidos cerca de los bordes.

 – Grietas. Pueden aparecer grietas pequeñas y secciones ásperas en los bordes de los dientes.

 – Huecos. Pueden aparecer pequeñas depresiones en la superficie de masticación de los dientes y puede parecer que los empastes se levantan fuera de la boca.

¿Qué puedo hacer para prevenir la erosión dental?

Siga estos consejos para reducir los efectos del ácido en su boca.

– Coma en las comidas. En vez de comer durante todo el día, guarde los alimentos ácidos para las comidas. Esto reducirá el contacto con sus dientes y ayuda a naturalizar el ácido al incorporarlo con otros alimentos.

– Enjuague con agua. Beba agua durante o luego de la comida y bebida ácida para enjuagarla de su boca.

– Use sorbete. Si debe beber tragos ácidos, reduzca el contacto con sus dientes utilizando un sorbete y terminándose rápido la bebida, en vez de beberla lentamente por mucho tiempo.

– Dígale no a las burbujas. Cambie las bebidas gasificadas por agua, leche o té.

– Espere antes de cepillarse. El ácido debilita su esmalte, entonces cepillarse inmediatamente luego de comer o beber algo con mucha acidez puede ser perjudicial en realidad. Espere al menos media hora y luego comience a cepillarse. Mientras tanto, siempre puede enjuagarse la boca con agua del grifo.

La Sociedad Española de Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial (SEDO) aconseja evitar los alimentos y bebidas con ácido, ya que dañan el esmalte dental debido a que el cepillado tras la ingesta de estos, provoca un incremento de la erosión de los mismos.

En concreto, los ortodoncistas recomiendan evitar en la medida de lo posible determinadas bebidas, como café o té, ya que oscurecen el esmalte, y el alcohol, que lastima el “cemento” de la raíz dental.

Asimismo, una alimentación equilibrada, beber dos litros de agua al día, tomar frutas y verduras frescas que aportan muchos nutrientes, ayudarán a mantener la salud bucodental.

Los alimentos que contienen fibra estimulan la producción de saliva, que sirve de protección natural contra las caries

Del mismo modo, los alimentos que contienen fibra estimulan la producción de saliva, que sirve de protección natural contra las caries eliminando ciertas partículas de la comida y limpiando la boca. También contribuye a neutralizar en parte los ácidos que atacan los dientes.

Al respecto, hay que tener cuidado con los cambios bruscos de temperatura en los alimentos o bebidas que se ingieren, ya que los contrastes de frío a calor o viceversa, pueden provocar aumento de la sensibilidad e, incluso inflamaciones de los vasos sanguíneos del interior de los dientes.

Por otra parte, desde SEDO, aconsejan usar protector bucal en el caso de realizar deportes de contacto para evitar de esta forma posibles fracturas, realizar revisiones odontológicas periódicas (mínimo una vez al año), siendo la primera a los seis años.

El tabaco provoca un envejecimiento prematuro y deteriora la salud de los tejidos que rodean al diente

Además, recomiendan tener alineados los dientes con una buena oclusión y mantener sanas las encías, al igual que en el caso de tener una ortodoncia limpiarla con las indicaciones del especialista.

Por último, eliminar el tabaco, que se considera factor de riesgo para las enfermedades periodontales (de las encías) y ciertos tipos de cáncer, y es que provoca pérdida en la permeabilidad de las mucosas disminuyendo la oxigenación de todo tejido, lo que origina un envejecimiento prematuro y deteriora la salud de los tejidos que rodean al diente. Además, tiñe el aspecto de las piezas dentales.

FUENTES:

https://salud360.cienradios.com/acidos-dulces-dientes/

http://isanidad.com/103347/para-poder-mantener-una-buena-salud-bucodental-los-ortodoncistas-aconsejan-evitar-las-bebidas-y-alimentos-con-acido/

https://es.deltadentalins.com/oral_health/acid_wear.html

http://teens.menendezcollar.com/saluddental

PÁGINAS RELACIONADAS:

Trastornos alimenticios

Reflujo ácido: Su dentista puede notarlo antes que usted

Alimentos amigos y enemigos de sus dientes

https://francgilo.wordpress.com/2009/07/15/la-dentadura-en-el-corredor/

About The Author