Coronavirus, Medicina Deportiva, Medicina Preventiva

Debemos proteger el endotelio

endotelio 5

El endotelio vascular juega un importantísimo rol en la regulación, mantenimiento y control de las funciones cardiocirculatorias a través de la producción y liberación de múltiples sustancias.

La disfunción endotelial se considera en la actualidad una de las primeras manifestaciones de la enfermedad vascular y la arteriosclerosis.

El endotelio es el tejido que reviste el interior de los vasos sanguíneos y el corazón. Es el órgano de mayor tamaño del cuerpo, pesa unos 4 kilos y medio y puede tener una extensión de cerca de 1.000 metros.

Dañar el endotelio de nuestro cuerpo puede perjudicar seriamente nuestra salud, de ahí sobrevienen todas las enfermedades cardiovasculares. Los productos tóxicos derivados del tabaco lo dañan, la hipertensión lo ataca físicamente, el colesterol y la hiperglucemia lo agrede bioquímicamente.

El endotelio, es una monocapa de células que recubre la pared luminal de los vasos sanguíneos, regula la interacción de las células y las proteínas circulantes con las células residentes en la pared vascular, ejerciendo un papel central como sensor y transmisor de señales. El endotelio protege la pared arterial frente al desarrollo de lesiones y contribuye a la homeostasis vascular a través de ese control continuo de los estímulos que recibe y la adaptación de su estado funcional.

endotelio 4

Las células endoteliales (CE), mediante un programa de expresión génica y una síntesis y procesamiento de proteínas altamente regulable, son capaces de detectar los cambios tanto físicos (estrés mecánico hemodinámico) como químicos (liberación de moléculas en su entorno) y transformarlos en respuestas funcionales adaptativas.

Esta capacidad de adaptación le confiere un papel clave en la regulación de la homeostasis vascular.

El endotelio tiene funciones:

Antitrombóticas (inhibe la adhesión plaquetaria y la coagulación, y regula el sistema fibrinolítico),

Controla la actividad de las células musculares lisas (CML) de la capa media (tono vascular/proliferación) y

Modula el tránsito de macromoléculas, como las lipoproteínas, y la adhesión de leucocitos (monocitos/linfocitos T) a la pared arterial.

La disfunción endotelial puede definirse como un desequilibrio en la biodisponibilidad de sustancias activas de origen endotelial que predispone a la inflamación, la vasoconstricción y el incremento de la permeabilidad vascular, y que puede facilitar el desarrollo de arteriosclerosis, agregación plaquetaria y trombosis.

¿Qué factores de riesgo producen esta disfunción endotelial?

El colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad (LDL), el tabaquismo, la diabetes, la hipertensión, etc.) y otros factores emergentes (radicales libres de oxígeno, homocisteína, infecciones, déficit estrogénico, etc.) producen disfunción endotelial.

El envejecimiento es inevitable y conforme sufrimos los signos externos de la edad, también van apareciendo otros internos. Los huesos, la visión o las articulaciones son los primeros afectados pero poca gente nota los cambios que hay también en su sistema cardiovascular.

endotelio 1

En este sentido, el Dr. Louis Ignarro, galardonado con el Nobel en Medicina en 1998 e integrante del Consejo Consultor de Nutrición del Instituto de Herbalife, nos da

Cinco formas fáciles para apoyar un envejecimiento saludable del corazón:
  1. Come bien. – Una alimentación saludable es la piedra angular de la salud endotelial. Un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition mostró que adherirse a una alimentación que incluya grasas saludables, frutas y verduras frescas, pescado, hierbas, especias y granos integrales, te ayuda a tener una función endotelial saludable.
  2. Mantenerse activo. – El movimiento estimula las células endoteliales para producir óxido nítrico, hacer ejercicio es uno de los pasos más importantes para apoyar la salud del endotelio. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan 150 minutos de ejercicio por semana. Si te puedes mover más que eso, ¡genial! Más movimiento es igual a un mayor apoyo a las células endoteliales.
  3. Consume suplementos alimenticios. –Además de una alimentación saludable y ejercicio regular, asegúrate de que tu endotelio este recibiendo los nutrientes que necesita para apoyar la función saludable. Los suplementos como L-arginina, L-citrulina, CoQ10, el aceite de krill, Omega-3 DHA y EPA, y el ajo apoyan a tener células endoteliales sanas y a la producción de óxido nítrico.
  4. Ríete más. – La risa, por mucho tiempo, se ha sabido que tiene efectos positivos en el cuerpo y la mente, y resulta que también es bueno para el endotelio. La investigación presentada en la Sesión Científica de la American College of Cardiology demostró que la risa hace que el endotelio se dilate, o se amplíe, con el fin de aumentar el flujo sanguíneo.
  5. Duerme bien. –Cuando estás ocupado, es tentador saltarse horas de sueño. Sin embargo, tener varias horas de sueño y de descanso en realidad es una actividad productiva para el cuerpo, y sobre todo para las células endoteliales. Obtener las ocho horas recomendadas de sueño por la noche le da a tus células endoteliales la oportunidad de curarse y regenerarse.

Señalaremos también un factor de prevención, ya mencionado:

El Óxido Nítrico (NO) :

El óxido nítrico (NO) es una de las moléculas sintetizadas por el endotelio que regula un mayor número de procesos homeostáticos locales. El NO se podría clasificar como una molécula ateroprotectora de origen endotelial: vasodilatador, antiagregante plaquetario, inhibidor de la proliferación de las células musculares lisas (CML), antioxidante e inhibidor de la expresión de moléculas de adhesión (CAM) y de la adhesión de monocitos.

Por tanto, a través de la alteración de la producción de NO endotelial se perturba profundamente la homeostasis vascular y se potencia el desarrollo de lesiones ateroscleróticas.

La disminución de la dilatación dependiente de NO es la manifestación más temprana de la disfunción endotelial. Se observa en pacientes con diversos factores de riesgo, como hipercolesterolemia, diabetes o homocisteinuria.

Pérdida de integridad del endotelio y lesión vascular

La relevancia del endotelio en la homeostasis de la pared vascular se evidencia de forma dramática en procesos invasivos de revascularización, como en las intervenciones intravasculares, que causan una agresión a la pared vascular y producen desendotelización, o en situaciones de fisura o ulceración espontánea de una placa aterosclerótica.

La pérdida del endotelio activa la inmediata adhesión/agregación local de plaquetas, que liberan localmente factores de crecimiento y sustancias vasoactivas que contribuyen al desarrollo de las lesiones y, en las placas ateroscleróticas, la exposición del componente lipídico dispara la trombosis a través de la vía factor tisular-trombina entre otras vías.

Cuando se activa la cascada de la coagulación, se produce trombina que forma fibrina a partir del fibrinógeno. Si el endotelio está intacto la trombina causa vasodilatación, e inhibe las plaquetas a través de un mecanismo dependiente del endotelio (la trombina estimula la liberación de NO), o sea que neutraliza la activación directa de las plaquetas por la trombina, constituyendo una forma de retroalimentación negativa protectora.

¿Qué sucede en el corredor que realiza pruebas de resistencia?

Se producen cambios en la función vascular después del ejercicio prolongado e intenso en corredores aficionados (no de elite).

Este tipo de actividad física puede alterar de modo significativo la función endotelial, con posibilidad de aumentar en forma transitoria el riesgo de eventos aterotrombóticos o espasmos arteriales después del ejercicio.

Es posible que la intensidad de la actividad física pueda perjudicar la función endotelial local como consecuencia del estrés oxidativo e inflamatorio, mecanismo que podría indicar el agotamiento del sustrato o de los cofactores de la óxido nítrico sintasa endotelial con cambios en el flujo circulatorio y de magnitud en el estrés de fricción.

Aunque la actividad física y el ejercicio de resistencia de moderada intensidad tienen efectos favorables sobre la estructura y función sistémica vascular, el ejercicio muy intenso podría, paradójicamente, tener efectos negativos.

Con un agotador ejercicio se aumenta la rigidez de las arterias, se disminuye la función endotelial y aumenta la presión de las reflexiones de onda (wave reflections) pudiendo provocar fibrilación auricular.

Por tanto, el realizar un ejercicio agotador, como puede ser una maratón, no tiene efectos beneficiosos sobre la salud cardiovascular.

ASÍ AFECTA EL COVID-19 A LAS CÉLULAS ENDOTELIALES

La infección por SARS-CoV-2 facilita la inducción de endotelitis en varios órganos

Las complicaciones cardiovasculares se han mostrado desde un primer momento como un factor de riesgo en la enfermedad por Covid-19. Sin embargo, los mecanismos subyacentes al efecto desproporcionado de la infección en pacientes con estas comorbilidades aún se entienden de manera incompleta.

Un estudio coordinado por el Hospital Universitario de Zúrich, y publicado en The Lancet, apunta a como la infección provoca daños en las células endoteliales causando problemas circulatorios y fallos en múltiples órganos.

Patología de la disfunción de las células endoteliales en COVID-19.

Así afecta el Covid-19 a las células endoteliales

Antecedentes

El SARS-CoV-2 infecta al huésped utilizando el receptor de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), que se expresa en varios órganos, incluidos los pulmones, el corazón, los riñones y el intestino. Los receptores ACE2 también se expresan por las células endoteliales.

Hasta ahora, se desconocía si los trastornos vasculares en Covid-19 se deben a la participación de las células endoteliales por el virus. En las pruebas in vitro, los investigadores habían comprobado que el SARS-CoV-2 puede infectar directamente los organoides de los vasos sanguíneos humanos. “Aquí demostramos la participación de las células endoteliales a través de lechos vasculares de diferentes órganos en una serie de pacientes con Covid-19”, apuntan los investigadores.

Análisis en tres pacientes

El estudio encontró elementos virales dentro de las células endoteliales y una acumulación de células inflamatorias, con evidencia de muerte celular endotelial e inflamatoria, en pacientes con Covid-19.

Según el estudio, uno de los casos fue un paciente de Covid-19 de 71 años con enfermedad arterial coronaria e hipertensión arterial que había desarrollado insuficiencia orgánica multisistémica y falleció. El análisis postmortem de su riñón trasplantado mostró estructuras virales en las células endoteliales. Los investigadores también encontraron células inflamatorias en el corazón, intestino delgado y pulmones, donde la mayoría de los vasos pequeños aparecían congestionados.

Otro paciente de 58 años con diabetes, hipertensión arterial y obesidad desarrolló isquemia mesentérica o disminución del flujo sanguíneo al intestino delgado que puede dañar permanentemente el órgano. También se encontró endotelitis linfocítica, en los pulmones, el corazón, los riñones y el hígado.

Por último, el paciente 3 era un hombre, de 69 años, con hipertensión que desarrolló insuficiencia respiratoria como resultado de Covid-19 y requirió ventilación mecánica. La ecocardiografía mostró una fracción de eyección ventricular izquierda reducida. El colapso circulatorio se produjo con isquemia mesentérica, y se realizó la resección del intestino delgado, pero el paciente sobrevivió. La histología de la resección del intestino delgado reveló endotelitis prominente de los vasos submucosos y cuerpos apoptóticos.

El SARS-CoV-2 facilita la endotelitis

Tal y como exponen los investigadores, estos hallazgos sugieren que la infección por SARS-CoV-2 facilita la inducción de endotelitis en varios órganos como consecuencia directa de la participación viral y de la respuesta inflamatoria del huésped.

Además, la inducción de apoptosis y piroptosis podría tener un papel importante en la lesión de células endoteliales en pacientes con Covid-19. La endotelitis provocada por el patógeno podría explicar la función microcirculatoria sistémica en diferentes lechos vasculares y sus secuelas clínicas en pacientes con Covid-19 Esta hipótesis proporciona una justificación para que las terapias estabilicen el endotelio mientras abordan la replicación viral

FUENTES:

http://vidayestilo.terra.es/salud/5-consejos-para-tener-un-corazon-saludable-a-cualquier-edad,3d4d39a4e42b8410VgnVCM20000099cceb0aRCRD.html

http://www.fac.org.ar/edicion/inscac/cap06_2010.pdf

https://www.youtube.com/watch?v=qDtaH1JJiNI&t=32

http://www.elsevier.es/es-revista-revista-andaluza-medicina-del-deporte-284-articulo-estres-oxidativo-inducido-por-el-13134195 

http://deporsiete.com/not/914/

http://www.univadis.es/patient-ressource-center/245/Pruebas-para-cardiopatia-coronaria-silente

https://www.blogdefarmacia.com/la-funcion-endotelial-influye-la-ingesta-frutos-secos/

http://academia.utp.edu.co/medicinadeportiva/files/2012/04/ENDOTELIO-Y-ENFERMEDAD-ARTERIAL-CORONARIA.pdf

https://gacetamedica.com/investigacion/asi-afecta-el-covid-19-a-las-celulas-endoteliales/

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=96002

https://www.elperiodico.com/es/the-conversation/20200513/trombos-coagulos-enfermos-covid-19-articulo-the-conversation-manuel-peinado-jose-miguel-sanz-7960390

About The Author