angina_de_pecho03
Medicina Deportiva

Angina de Calentamiento

La función del corazón es bombear la sangre a todos los rincones del organismo. La sangre recoge oxígeno a su paso por los pulmones y circula hasta el corazón para ser impulsada a todas las partes del cuerpo, donde descargará el oxígeno (incluidos los propios pulmones y corazón, que también lo necesitan).

Después de su viaje por todo el cuerpo, la sangre queda sin oxígeno y es enviada de nuevo al corazón para que éste la bombee a los pulmones “para recoger más oxígeno”. Así se completa el ciclo.

Cuando por lesiones deportivas se hace un reposo absoluto, éste puede transformarse en un factor de riesgo importante para el deportista, ya que a partir de ese momento se pueden sumar más factores (incremento del peso, acumulación de colesterol, más estrés, etc.)

Un descanso activo, paliaría lo anteriormente dicho y a la vez se podría seguir haciendo ejercicios cardiosaludables que mantengan el estado de forma a todos los niveles. Por otra parte y volviendo a ese reposo total, cuando se reinicia el deporte de una forma poco progresiva, pueden ocurrir situaciones que abocan en patologías en todos los sistemas y aparatos del organismo.

Analizaremos estos hechos centrándonos en el Aparato Circulatorio:

Cuando un corredor, sobre todo veterano, presenta algunos de estos síntomas: ligeros dolores en antebrazo, muñeca, mandíbula, zona anterior izquierda del tórax por delante de la silueta cardiaca o retro-esternal, debe interpretarlos como posible “angina de inicio o de calentamiento“, con lo cual lo primero que debe hacer es descartar este tipo de patología acudiendo a su cardiólogo, a ser posible deportivo, con el fin de realizar todas las pruebas pertinentes y en función de las mismas recomendar el ejercicio a realizar.

La enfermedad de las arterias coronarias también conocida como cardiopatía isquémica (CI) es el tipo más común de enfermedad del corazón. El endurecimiento y estrechamiento de las arterias se produce por una afección llamada arterioesclerosis. Esta se produce por la formación de placas de grasa, colesterol, calcio y otras sustancias localizadas en la capa interna de las paredes de la arteria. Este proceso comienza en la adolescencia y con su progresión puede reducir o interrumpir el flujo sanguíneo al músculo cardiaco, provocando lo que se denomina isquemia. Esta falta de riego sanguíneo que lleva oxígeno y nutrientes al corazón se puede manifestar de dos formas clínicas: la angina de pecho o el infarto.

Mantener y promover la salud cardiovascular requiere realizar ejercicios aeróbicos de intensidad moderada un mínimo de 45-60 minutos cinco días a la semana. Los ejercicios aeróbicos permiten movilizaciones de grandes grupos musculares por ejemplo: marchas, carreras, ciclismo, se pueden realizar durante un tiempo prolongado sin llegar al agotamiento y, sin que la fatiga impida hablar al mismo tiempo que se realiza el ejercicio. Es importante a la hora de realizar ejercicios respetar la frecuencia cardiaca prescrita por el médico.

El calentamiento puede durar desde 10 minutos, en caso de un calentamiento general, hasta 30-40 minutos si se trata de un calentamiento específico para la competición. Este periodo debe incluir ejercicio de movilización progresiva de las principales articulaciones (cuello, hombros, espalda, cadera, rodillas, tobillos y pies), activando los principales grupos musculares, y completando este periodo de movilización con otro de estiramiento muscular que nos prepare para la actividad concreta que vayamos a realizar.

Se denomina angina de pecho al dolor torácico y sensación de opresión aguda y sofocante, generalmente retro-esternal, es decir, centrada detrás del esternón, y a veces extendida (irradiada) a uno u otro brazo. El dolor torácico suele durar desde uno o dos minutos, hasta tanto como 10 ó 15 minutos. A veces se percibe una sensación de pesadez u opresión en el pecho que no llega a dolor.

Los ataques se desencadenan, generalmente, por ejercicio (levantar pesos, deporte, actividad sexual) o stress emocional, y se alivian con el reposo. También pueden desencadenarse por frío extremo o por comidas pesadas. Sentimiento de ansiedad o de muerte inminente.

“La angina es un síntoma”, y no una enfermedad. Es el resultado directo de la falta de sangre en el músculo cardíaco (isquemia). Cuando uno se esfuerza, el corazón necesita más oxígeno para trabajar más.

Cuando las arterias coronarias están afectadas y no pueden ajustarse al aumento de la demanda de sangre, los nervios del corazón transmiten mensajes dolorosos de aviso urgente al cerebro. El dolor referido o irradiado se debe a que el cerebro, por confusión, siente los impulsos desde localizaciones cercanas como los brazos, el cuello o la mandíbula.

angina_de_pecho01

La angina es frecuente. En los hombres ocurre generalmente después de los 30 años de edad, y en las mujeres más tarde. La causa, en la mayor parte de los casos, es la arteriosclerosis.

 La angina estable es la que ocurre siempre con el mismo nivel de ejercicio, y la duración de los ataques es similar.

Cuando los ataques se hacen más frecuentes y largos o no están ligados a actividad física, los cardiólogos hablan de angina inestable, que puede ser el aviso de un infarto inminente y necesita tratamiento especial. No todas las molestias o los dolores en el pecho son angina. Si se le presenta un dolor torácico, debe consultar a un profesional de la salud.

Es muy importante seguir el programa lo más estricto posible y no variar ningún parámetro de éste, ya que perderíamos eficacia y podríamos poner en riesgo nuestra salud.

En la angina de pecho la disminución del riego sanguíneo no es permanente ni total, y además es reversible. No produce daño definitivo en el músculo cardiaco, pero si una disfunción más o menos severa.

No debemos olvidar que el ejercicio es un “medicamento” que, mal administrado y dosificado, puede tener efectos adversos.

Antes de empezar.

Objetivos del programa:
– Aumentar y mejorar la funcionalidad de nuestro cuerpo para afrontar mejor nuestras tareas cotidianas.
– Reducir los factores de riesgo cardiovascular.
– Reducir la presión sanguínea y el pulso durante el ejercicio submáximo.
– Reducir la demanda de consumo máximo de oxigeno del miocardio.
– Preparar nuestro corazón y sistema cardiovascular para tolerar mejor los esfuerzos.

Consideraciones especiales:

– Son factores de riesgo la hipertensión, la hipercolesterolemia, la diabetes, el tabaquismo, la obesidad y los antecedentes familiares.
– Si usted percibe dolores torácicos, palpitaciones, disnea, diaforesis (sudoración abundante), nauseas, dolor de cuello, dolor de brazo (derecho o izquierdo), dolor de espalda o la sensación de un peligro inminente, pare el ejercicio y visite a su médico.
– Evitar aguantar la respiración (maniobra de Valsalva) Llevar una respiración continua en todos los ejercicios.
– Pacientes con baja fracción de eyección, pobre capacidad de ejercicio o disrritmias frecuentes deben ser controlados constantemente por profesionales de la salud: médico y entrenador personal especializado.
– Debe llevar siempre encima nitroglicerina si está diagnosticado de enfermedad coronaria.
– Es muy importante hidratarse antes, durante y después del ejercicio.

Pautas para realizar el entrenamiento:

– Este entrenamiento lo realizaremos en circuito haciendo una serie de 15 a 20 repeticiones de cada ejercicio sin dar descanso hasta completarlos todos.
– Descansaremos 3 minutos y repetiremos este circuito una segunda vez.
– La intensidad de trabajo debe ser tal que si lo valoramos de 1 a 10 donde 1 es ningún esfuerzo y 10 es esfuerzo extremadamente duro, debemos encontrarnos entre 3-4.
– Antes y después del circuito andaremos a paso lento durante 15-20 minutos a una intensidad de entre 2-3.
– Es recomendable realizar un calentamiento de movilidad de las articulaciones al comienzo de la sesión y unos estiramientos al final de la misma.
– Es importante no alterar el orden de los ejercicios.
– Este programa lo realizaremos 3 veces por semana.

Precauciones a la hora de realizar ejercicio

  1. Antes de iniciar el ejercicio físico es fundamental conocer cuál es el más adecuado y que nivel de esfuerzo puede realizarse.
  2. Las características del entrenamiento se deciden en función de los datos clínicos de la cardiopatía y de las pruebas de control realizadas (pruebas de esfuerzo, ecocardiograma, analítica).
  3. Se debe evitar comenzar ejercicios con frecuencia cardiaca más alta de la prescrita.
  4. Suspender o no comenzar ejercicios con dolor precordial.
  5. No es aconsejable realizar ejercicios con fiebre o malestar general.
  6. Se debe respetar la frecuencia cardiaca prescrita.
  7. Se recomienda que la intensidad del esfuerzo sea moderada
  8. Se aconseja no realizar ejercicios en ayunas, preferentemente realizar 1 hora después de una comida ligera.
  9. Hacer calentamiento previo para que aumente de forma gradual: la frecuencia cardiaca, la elasticidad muscular y la temperatura corporal.
  10. Realizar la salida ó cese del esfuerzo siempre de forma progresiva.
  11. Al finalizar se realizaran estiramientos musculares para evitar lesiones.
  12. Evite hacer ejercicios “con actitud competitiva”.
  13. El lugar para realizar ejercicio debe de tener una adecuada temperatura ventilación y humedad.
  14. Es importante reponer liquido cuando se finalice el ejercicio y utilizar ropa que transpire bien.

Otras consideraciones a tener en cuenta:

– Mantener un índice de masa corporal <25. El sobrepeso y la obesidad se asocian a un aumento del riesgo de muerte en la CI, se recomienda la reducción del peso corporal por su efecto beneficioso en la presión arterial (PA) dislipemia y metabolismo de la glucosa.

– Evitar fumar y exponerse al humo del tabaco.

– Dieta saludable que incluya fibra contenida en productos integrales (30-45 g/día), frutas (200 g/día) y verduras (200 g/día). Pescado al menos dos veces por semana.

– El consumo de alcohol debe limitarse a 2 copas al día (20 g de alcohol/día) los varones y 1 copa al día (10 g de alcohol/día) las mujeres.

– La actividad sexual se asocia a activación del sistema simpático, la respuesta de la frecuencia cardiaca y la presión arterial (PA) pueden ser más altas de lo esperado, motivos por los que puede desencadenarse angina.

– Las personas con AE (Angina Estable) deben recibir información de su situación, de las ventajas y de los riesgos del tratamiento farmacológico y de la necesidad de consultar si empeoran los síntomas tanto en intensidad como en frecuencia.

– La actividad física regular se asocia a una disminución de la morbimortalidad cardiovascular (CV). En pacientes con CI (Cardiopatía Isquémica), se recomienda que forme parte de las actividades diarias. Debe recomendarse ejercicio aeróbico a los pacientes con CI conocida, como parte de un programa de rehabilitación cardiaca para el que es necesario evaluar la capacidad de ejercicio y el riesgo que este conlleva. A los pacientes sedentarios se les recomendará que inicien un programa de ejercicio de intensidad baja, tras una evaluación adecuada del riesgo relacionado con el ejercicio.

– La vacunación anual contra la gripe está recomendada para los pacientes con CI, sobre todo ancianos.

– Se debe prestar atención a los síntomas depresivos en pacientes con cardiopatía isquémica y tratar cuando esté indicado. El tratamiento de la depresión no mejora la enfermedad cardiovascular pero aporta beneficio clínico.

En resumen:

Los beneficios evidentes del ejercicio físico empleados como medida de prevención primaria y secundaria en la cardiopatía isquémica se han reseñado en varias publicaciones. También se ha publicado efectos favorables del entrenamiento físico empleados como parte de un programa de rehabilitación cardiaca en lo referente a calidad de vida, morbilidad y mortalidad en pacientes con enfermedad de las arterias coronarias y otras enfermedades cardiovasculares. Para lograr tales efectos beneficiosos es necesario que se cumplan los principios fundamentales del entrenamiento físico, y la intensidad adecuada de los ejercicios es un factor esencial.

angina_de_pecho02

Referencias:

http://www.pulevasalud.com/ps/especiales/ponte_en_forma/ejercicios_adaptados/anginapecho/index.html

http://www.hospitalregionaldemalaga.es/LinkClick.aspx?fileticket=fQxdjij67AU%3D&tabid=887

http://www.sochicar.cl/index.php/gu-topmenu-200/3312-angina-de-calentamiento-articulo-de-revision.html

https://elpais.com/elpais/2018/05/23/ciencia/1527076012_354304.html

About The Author