Medicina Deportiva, Medicina Preventiva, Nutrición

Propiedades de la corteza de la sandía para mejorar la circulación

cascaras sandia 1

La sandía es una de las frutas por excelencias para el verano ya que además de ser muy sabrosa, contiene mucha agua y ayuda a mantener el organismo hidratado.

La sandía posee además gran cantidad de nutrientes que favorecen el funcionamiento de nuestros órganos, sin embargo, generalmente solo consumimos la pulpa de esta fruta cuando su cáscara también es muy rica en nutrientes.

La cáscara de la sandía se puede consumir agregando su parte blanca a un licuado o una ensalada fría, así como también se puede utilizar de forma tópica o realizar una infusión con ella.

Un grupo de expertos reunidos hoy en la primera conferencia internacional sobre la sandía destacaron que el descubrimiento más novedoso en torno a esta fruta es que contiene, principalmente en la corteza, un ácido que el cuerpo humano no produce, y que una vez ingerido y asimilado ayuda a abrir los vasos sanguíneos y, por tanto, mejora la circulación, previene problemas cardiovasculares y, como efecto secundario, también actúa como un viagra natural, según informaron en un comunicado fuentes de la organización.

El primer evento internacional dedicado en exclusiva a la sandía, tuvo lugar hoy en el Museo Príncipe Felipe de la Ciudad de las Ciencias de Valencia. La empresa de semillas vegetales Nunhems fue la encargada de organizar este acto que reunió a profesionales del sector llegados desde diferentes países como Estados Unidos, Sudáfrica, Hungría o Italia.

Entre otros temas, los expertos destacaron las propiedades de esta fruta, ya que, aunque está compuesta en un 92% por agua, en su 8 % restante se encuentran “innumerables vitaminas y minerales tremendamente beneficiosos para la salud”.

Al respecto, el ponente de la conferencia y director de Marketing de la National Watermelon Promotion Board en Estados Unidos, Gordon Hunt, subrayó que “la sandía es un suplemento vitamínico natural, puesto que contiene vitamina A, que es buena para la vista; vitamina B6, que actúa como neurotransmisora, y por tanto previene trastornos como la ansiedad y el estrés; y vitamina C, que refuerza el sistema inmunológico”.

Así, apuntó que deportistas de élite, y corredores de maratón, consumen sandía para aumentar su rendimiento, pues “no sólo se benefician de la hidratación que les aporta su alto contenido en agua, sino que gracias a la citrulina también se abren sus vasos sanguíneos y mejora su circulación, ritmo cardiaco y oxigenación“.

Aporta energía:  la cáscara de sandía sirve tanto para ayudar a conciliar el sueño y mejorar la calidad del descaso, como para aportar energía al organismo. Contiene vitamina B6, un nurtiente esencial para sintetizar el magnesio y la dopamina y mejorar la energía. Por eso si ya consumes licuados en el desayuno será una buena opción agregarle cáscara de sandía. Su citrulina también refuerza los beneficios del entrenamiento que éste es un aminoácido que necesitan los músculos después del ejercicio.

Del mismo modo, señalaron que esta fruta es un alimento ideal en dietas de adelgazamiento, ya que mejora la circulación, la digestión y la eliminación de líquidos. La conferencia también ha servido para poner de manifiesto otra característica esencial de esta fruta, como es que “su atractivo color rojo se debe al licopeno, un pigmento natural que tiene un altísimo poder antioxidante y por tanto ayuda a prevenir muchos tipos de cáncer, como el de próstata por ejemplo”.

Es diurética: los compuestos de la cáscara de sandía ayudan a impedir la formación y acumulación de grasa en el organismo y favorecen la eliminación de la misma, así como de otros desechos que el cuerpo no necesita. También son ricas en fibra lo que favorece el sistema digestivo y brinda sensación de saciedad.

Propiedades anti-inflamatorias:
“El licopeno en la sandía lo convierte en una fruta antiinflamatoria”, dijo Jarzabkowski (Victoria Jarzabkowski es nutricionista del Fitness Institute of Texas de la Universidad de Texas en Austin). El licopeno es un inhibidor de diversos procesos inflamatorios y también funciona como un antioxidante para neutralizar los radicales libres. Además, la sandía contiene colina, que ayuda a mantener baja la inflamación crónica, según un artículo de 2006 publicado en la revista médica Shock.

Reducir la inflamación no solo es bueno para las personas que sufren de artritis. “Cuando estás enfermo, tienes daño celular, que puede ser causado por una variedad de factores que incluyen el estrés, el tabaquismo, la contaminación y las enfermedades, y tu cuerpo se inflama”, dijo Jarzabkowski. “Se llama ‘inflamación sistémica’”. De esta manera, los alimentos antiinflamatorios pueden ayudar con la inmunidad general y la salud general.

El papel crítico del óxido nítrico en la circulación sanguínea

cascaras sandia 3

La comunidad científica estadounidense declaró NO (óxido nítrico) como la ‘Molécula del Año’ en 1992, y en 1998, se otorgó un Premio Nobel a los científicos que descubrieron su papel como una molécula de señalización crítica. Está involucrado en una variedad de procesos patológicos y fisiológicos dentro del cuerpo y juega un papel vital en la circulación sanguínea.

El óxido nítrico se produce naturalmente dentro de las células endoteliales que se producen dentro de los vasos sanguíneos. Esta molécula le indica al cuerpo que realice ciertas funciones cuando se libera en el torrente sanguíneo. Ayuda a disminuir la presión arterial y promueve la homeostasis vascular.

Esencialmente, el NO es compatible con la circulación sanguínea óptima y mejora el rendimiento general del cuerpo. Un mejor flujo de sangre mejora la función cerebral, mejora la transferencia de oxígeno y aumenta la energía. También ayuda a proteger al cuerpo de enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades graves.

Aminoácidos Citrulina y Arginina – Precursores Críticos de NO

Para que el cuerpo pueda fabricar NO, debe poder convertir el aminoácido arginina . Para que el cuerpo produzca arginina, necesita otro aminoácido, la citrulina. En consecuencia, la arginina y la citrulina son precursores vitales para que el cuerpo produzca NO.

Es posible aumentar los niveles de NO mediante el aumento de la ingesta de citrulina para facilitar la conversión de arginina. Esto puede ser muy beneficioso para personas sin deficiencias. También es ventajoso para personas que padecen enfermedades cardiovasculares y presión arterial alta.

Éste es el peor error que puedes cometer cuando comes sandía

cascaras sandia 4

La sandía es un alimento hipocalórico perfecto para deportistas, pero a menudo despreciamos elementos nutricionalmente interesantes.

Son muchos los que escupen o tiran las pepitas sin saber que la cáscara negra que las envuelve es una gran fuente de fibra y la semilla que hay en su interior es rica en minerales, proteínas y grasas saludables.

Los datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos afirman que las semillas de sandía aportan 571 kcal por cada 100 gramos. Tienen un alto valor nutricional gracias al contenido en fibra contenida en su cáscara, la cual nos ayuda a realizar la digestión y favorece el tránsito intestinal.

También, por las proteínas vegetales donde se incluye la arginina (aminoácido que se obtiene mediante la dieta para sintetizar proteínas y tiene una función importante en la regulación de la presión arterial); y por las grasas, de las cuales destacamos las poliinsaturadas, “grasas saludables” que ayudan al control y disminución del colesterol LDL, el “malo”, que causa la obstrucción de vasos sanguíneos.

A destacar también el magnesio y el zinc, que son diferentes oligoelementos que nos ayudan a mantener las defensas del organismo. El magnesio interviene en procesos tan importantes como la regulación de la función muscular, el sistema nervioso o la presión sanguínea. El zinc fortalece el sistema inmunológico y participa en la fabricación de las proteínas o el ADN.

Otros nutrientes esenciales

Dentro de las grasas poliinsaturadas destacamos el omega-6, un ácido graso esencial que nuestro cuerpo no sintetiza y lo debemos obtener a través de la dieta diaria. El omega 6 ayuda al control y bajada de la tensión arterial, reducir el riesgo de diabetes y por tanto el control del azúcar en sangre.

Cristina López de la Torre, coordinadora del Grado en Nutrición Humana y Dietética de la Universidad Europea afirma a EL ESPAÑOL que “las semillas de la sandía tienen poder antioxidante debido al licopeno que contienen. El licopeno es un pigmento carotenoide que tiene efectos antioxidantes, antiinflamatorios… A pesar de los beneficios que presenta, el consumo del licopeno a través de la dieta es, en la mayoría de los casos, insuficiente”.

Con los datos anteriores se observa que comer las pepitas de la sandía es una buena forma de aumentar las proteínas en nuestra dieta, ya que intervienen en la reconstrucción de los tejidos y el desarrollo muscular, siendo una opción estupenda para aquellos que hacen ejercicio.

No obstante, como todos los alimentos hay que tomarlas con moderación pues pueden ser difíciles de digerir para evitar que nos produzca molestias gástricas. Por ello, se recomienda molerlas y/o triturarlas, consumirlas en ensalada, cocinarlas al horno…

Sandía: por qué evita que engordes a pesar de tener azúcar

Pese a que esta fruta (como el resto) contiene fructosa en su interior, su consumo no está relacionada con el sobrepeso ni con la obesidad.

La sandía es uno de los alimentos más consumidos durante el verano. La llegada de las altas temperaturas hace que esta fruta de pulpa roja, que puede llegar a alcanzar hasta los 10 kilos de peso y que está compuesta de agua en un porcentaje muy alto, sea el postre perfecto para combatir el calor. Sin embargo, tal y como ocurre con el plátano y otras frutas de sabor dulce, a la sandía siempre le ha perseguido la leyenda de que engorda. No es cierto. La sandía no engorda por muy dulce que nos parezca su sabor.

Pero empecemos por el principio. ¿De dónde surge un mito como éste? Lo cierto es que existen distintas teorías que podrían alumbrar su origen. Tal vez la más verosímil (y simplona) es la que plantea que las frutas están compuestas de azúcar, y que por eso engordan. Como el azúcar de mesa es un compuesto dulce, y los dulces engordan, pues ya está: la fruta engorda. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja. De hecho, este mito tiene distintas variantes: hay quien dice que comer fruta después de comer engorda, o que hacerlo por la noche también va a ser peligroso para tu perímetro abdominal.

La realidad es que el azúcar libre, sobre el que la OMS ha advertido en numerosas ocasiones y cuyo consumo recomienda limitar a menos del 10% de la ingesta calórica total en adultos, nada tiene que ver con el azúcar intrínseco en frutas como la sandía. Esto es: la fructosa. Lo explica a la perfección Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, en su libro Salud a ciencia cierta. “Hay que ignorar las recomendaciones que indican que por la noche es contraproducente [tomar fruta] porque tiene azúcar. La tiene, claro, pero está en su medio natural, no en forma de cristalitos artificiales”.

“En la fruta, el azúcar viene acompañado de mucha fibra, antioxidantes y compuestos vegetales que tienen un efecto muy beneficioso. En ese medio natural, la fructosa no tiene ningún efecto adverso”, escribe el investigador español. De hecho, son muchos los estudios que han demostrado no sólo que la fruta (independientemente de cuál sea) no engorda, sino que, además, tiene un efecto protector frente a la obesidad y el sobrepeso.

Por ejemplo, en 2015 se publicó una amplísima revisión de estudios en la revista Plos One en la que participaron más de 563.000 sujetos. Los resultados no sólo indican que aquellas personas que consumen más fruta no sólo no engordan, sino que además pierden peso. “La mayor ingesta de frutas se asoció inversamente con el cambio de peso (disminución) […] El aumento en la ingesta de frutas se asoció inversamente con los cambios (disminución) en la circunferencia de la cintura”, se puede leer en los resultados de este trabajo.

Como decíamos, no es ni mucho menos el único trabajo en el que se ha abordado la cuestión. El pasado año se publicaron en la revista BMJ Open los resultados de otro estudio realizado sobre una muestra de 25.000 adultos de entre 35 y 69 años. En las conclusiones se puede leer: “El consumo de frutas y verduras se asoció inversamente con la adiposidad corporal […] Esta asociación fue atribuible principalmente a la ingesta de frutas”.

“Ya, pero la sandía es una fruta cargadita de azúcar que tiene un montón de calorías“, pueden alegar los detractores de la fruta por su alto contenido en fructosa. Tampoco es verdad. Tal y como ya hemos contado en EL ESPAÑOL, el contenido calórico de un alimento no es tan importante como la procedencia de estas calorías. Pero es que, además, la sandía es una de las frutas que menos calorías aporta a nuestra dieta.

De cada 100 gramos de sandía que ingerimos, 94,6 gramos son agua. Esos 100 gramos representan 21 insignificantes calorías en nuestra dieta. De igual forma, al tener un contenido tan elevado de agua, tampoco posee gran cantidad de nutrientes. Lo que sí tiene la sandía es un gran poder de hidratación y cumple una función diurética en nuestro organismo. De igual forma, entre sus micronutrientes destaca la vitamina A y el potasio.

Así lo advirtió la dietista-nutricionista Isabel Pérez, responsable del centro Nutrisalud Dietética en este artículo sobre el mito de que la fruta antes de comer sirve para adelgazar. “Lo importante es fijarse en nuestro patrón alimentario habitual. Ningún alimento aislado es responsable de que subamos o bajemos de peso. De poco vale la fruta antes de comer si luego me tomo un precocinado y un refresco con patatas fritas”.

Más información en este vídeo:

FUENTES

https://ecodiario.eleconomista.es/salud/noticias/782230/10/08/Expertos-destacan-las-propiedades-de-la-corteza-de-la-sandia-para-mejorar-la-circulacion-y-como-viagra-natural.html

https://actualfruveg.com/2018/04/28/sandia-2-3-beneficios-y-riesgos-para-la-salud/

https://aminoacidos.top/wp-content/uploads/2018/09/aminoacidos-para-la-circulacion-de-la-sangre.jpg

https://s1.eestatic.com/2019/09/02/ciencia/nutricion/Salud-Dietas-Alimentacion-Nutricion_426219567_133628500_1706x960.jpg

https://www.elespanol.com/ciencia/nutricion/20190620/sandia-evita-engordes-pesar-tener-azucar/407460358_0.html

About The Author